Ruinas antiguas: recomendaciones para disfrutar mejor esa aventura

224

La mayoría de las ruinas antiguas que se han descubierto están abiertas a los turistas que deseen conocerla, que quieran saber más de historia y como se vivía antes, las costumbres y tradiciones. Eso es lo que puede llegar a guardar una ruina. Existen alrededor de todo el mundo, como las pirámides de Giza en Egipto, el Gran Coliseo Romano en Italia o las pirámides de Tenochtitlan en México, así podemos encontrar más en todo el mundo.

A lo largo de la historia la humanidad se ha encargado ir dejando un legado para las futuras generaciones, eso ha sucedido desde hace siglos, desde las antiguas civilizaciones como los egipcios, romanos, aztecas, otomíes, entre muchas otras. Es a través de sus escritos, pinturas rupestres, edificios, pirámides y cualquier ruina antigua que hemos conocido parte de la historia de las civilizaciones antiguas.

Siempre que se visita uno de estos lugares, se debe de tener en cuenta los cuidados y recomendaciones que se dan previamente. Ya que conservar estos lugares no es una tarea sencilla, por lo que te daré un par de recomendaciones para que la experiencia pueda ser mucho mejor. Así como también vas a disfrutar más tu visita o recorrido por algunas ruinas antiguas, no importa en qué parte del mundo sea, siempre debe haber respeto hacia los lugares.

1 – Tener mucho cuidado por donde caminas

Los encargados de las ruinas antiguas han destinado tiempo para crear entradas, caminos y salidas dentro de estos lugares, sobre todo para evitar el deterioro. Además, este tipo de edificaciones tiene miles de años de haber sido construidos, por lo que en la mayoría de los casos son frágiles y puede dañarse con mucha facilidad. Siempre debes acatar las recomendaciones e instrucciones que encuentres en el camino y que el guía, en caso de haberlo, te dé.

También, es importante que no corras, no empujes ni mucho menos te apoyes sobres las estructuras, todo es parte de la cultura que tenemos al visitar este tipo de lugares. Con estas acciones contribuyes a cuidarlas y mantenerlas por muchos años más.

2 – Lleva solamente lo indispensable

Para visitar ruinas antiguas es necesario llevar la menor cantidad posible de equipaje con nosotros, de ser posible, solamente llevar alimentos y productos de higiene personal. No es necesario que vayas cargando unos 20 kilos en un bolsa o mochila, si bien buscas ahorrar, solamente lleva lo indispensable como un smartphone, comida, cargador, bloqueador solar y lentes. Procura llevar ropa y zapatos cómodos.

3 – Preparada para el sol y el calor

En muchas ruinas antiguas el sol y las altas temperaturas son algo que no puede faltar. Vas a recorrer varios metros o quizás kilómetros y en muchas ocasiones no hay sombra. Es importante que lleves líquidos para mantener hidratado, puesto que dentro de las ruinas no existen lugares donde comprar alimentos. También, debes optar por llevar lentes de sol y un sombrero, así te proteges. En tu bolsa o mochila puedes llevar algún snack para que no vayas a desmayarte por insolación.

4 – Lleva tus alimentos hechos en casa

Visitar una zona arqueológica puede resultar económico o algo costoso. Sobre todo, el tema de la comida, dado que llegan personas de todas partes del mundo, los comerciantes elevan el precio de los alimentos hasta en un 50 por ciento, eso indudablemente afecta tu economía. La recomendación es que prepares tus alimentos en casa, como si se tratará de un día de campo. En la mayoría de las zonas arqueológicas existen zonas destinadas para que las personas puedan tomar un descanso al aire libre.

5 – Deposita la basura en su lugar

Cuidar los lugares que visitamos, no solo es fijándonos donde pisamos o nos apoyamos. También es necesario que protejamos el ambiente donde se encuentran estas zonas arqueológicas, para ello y como parte de tu cultura, siempre tienes que tirar la basura en los lugares destinados para ello, no puedes ir dejando envases de bebidas o bolsas de galletas por donde quieras. Eso sin duda, va a hacer que haya un deterioro más rápido, debido a las múltiples sustancias que contienen.

6 – Siempre al pendiente de los niños

Los niños son por naturaleza curiosos y son los que pueden causarte algún problema cuando visitas una zona arqueológica. Siempre es necesario que los tengas a la vista y que les vayas diciendo un poco sobre lo que está a su alrededor, al tiempo que les indicas que no deben correr, gritar ni tocar nada.

 

Califica este artículo!

También te puede gustar...